Obra prolífica de Juan Bosch

Juan Bosch, Obras completas (40 vols.), Santo Domingo, Comisión
de Efemérides Patrias, 2012

por Beatriz Adriana Canseco Gómez*

 

El año de 2009 fue declarado en República Dominicana como “Año del Centenario del Nacimiento de Juan Bosch”; para conmemorar este acontecimiento, el gobierno dominicano —por medio de la Comisión de Efemérides Patrias— decidió compilar y presentar las Obras completas[1]  del intelectual dominicano. Como resultado de esta iniciativa tenemos ahora 40 tomos con toda su producción, los cuales fueron puestos en circulación en dos partes: primero 22 tomos en ese año 2009 y los 18 restantes al cumplirse el 103 aniversario del natalicio de Bosch en 2012.

 

Un primer aspecto a destacar de esta titánica labor de compilar las Obras completas es el esfuerzo realizado para agruparlas por géneros, a saber: narrativa (I- IV); teoría literaria (V); biografías (VI-VII); textos autobiográficos (VIII); historia dominicana (IX-XII); historia del Caribe (XIII-XIV); tesis políticas (XV); textos históricos (XVI); textos políticos (XVII); temas económicos (XVIII); discursos y charlas radiales (XIX-XXVI); capacitación política (XXVII); informes al PLD (XXVIII); obra periodística (XXIX-XXXIX), y el último tomo corresponde a un índice general.

 

Como se podrá observar, Juan Bosch escribió de múltiples temáticas y fue él quien creó los dos partidos más importantes que actualmente existen en la República Dominicana: el Partido Revolucionario Dominicano (fundado en Cuba en 1939) y el Partido de la Liberación Dominicana (creado en 1973), así como de transmitir conocimiento al pueblo dominicano. Fue un gran pedagogo, e incluso desempeñó un importante papel como periodista, al colaborar para la prensa y la radio.

 

A través del estudio de su obra podemos ver la evolución de su pensamiento, del que podemos destacar dos grandes etapas: la primera, de 1938 hasta finales de 1960, y la segunda, a partir de 1969. Dichas etapas están marcadas por dos eventos: cuando en 1938 sale al exilio y se dirige a Puerto Rico, donde sería contratado para transcribir las Obras completas de Eugenio María de Hostos. Tal fue el impacto que tuvo en su vida conocer el pensamiento de este autor, que diría:

 

Si mi vida llegará a ser importante y se justificara algún día escribir sobre ella, habría que empezar diciendo “Nació en La Vega, República Dominicana, el 30 de junio de 1909, y volvió a nacer en San Juan de Puerto Rico a principios de 1938, cuando la lectura de los originales de Eugenio María de Hostos le permitió conocer qué fuerzas mueven, y cómo mueven, el alma de un hombre consagrado al servicio de los demás” (t. VI, p. 50).

 

Y el segundo es el golpe de Estado que, en septiembre de 1963 lo depuso como presidente de República Dominicana, después de haber permanecido sólo siete meses en el poder[2] —además de la intervención estadounidense de abril de 1965[3] con la que se evitó el triunfo del movimiento constitucionalista que buscaba su retorno a la presidencia—, pues tales hechos lo conducirán a adoptar el marxismo como forma de pensar. Con esta evolución de su pensamiento cambió también la percepción que tenía de algunas personas, entre ellas Rómulo Betancourt, con quien había mantenido una relación de amistad y de afinidad política que se iría enfriando con el tiempo; no así con José Figueres, el líder costarricense de la revolución de 1948, de quien tuvo siempre un buen concepto.

 

Como parte de esta ruptura intelectual podemos señalar dos aspectos importantes: primero, su cambio de visión en cuanto al tema de la democracia representativa:

 

Si el sistema de la democracia representativa fuera bueno; si les asegurara a los dominicanos lo que estos necesitan para vivir, yo no estaría diciendo que hay que cambiarlo por otro, porque en este país nuestro todo el mundo sabe que nadie defendió ese sistema más que yo; que nadie se lo explicó mejor al pueblo y que nadie lo mantuvo en el Gobierno con tanto entusiasmo como lo mantuve yo […] Yo creía sinceramente, con toda el alma, en la llamada democracia representativa […] (t. XXI, p. 33)

 

Otro aspecto en el que podemos advertir su transformación es en el tema del partido político. En noviembre de 1973 renuncio al PRD, partido que había fundado estando en el exilio en Cuba en 1939 y con el que había alcanzado la presidencia en 1962, para fundar lo que él denominó un partido nuevo en América, el PLD, creado en diciembre de 1973, al que quería convertir en un partido de cuadros, donde lo más importante fueran la organización y no las personas, en el que se evitarán las aspiraciones personales, por ello había que:

 

[…] crear y desarrollar el partido que el país no había conocido […] el llamado a libertar de su atraso, de su dependencia, de la miseria a millares de compatriotas, no a una parte pequeña o mediana o grande de los dominicanos, sino a todos los dominicanos […] era necesario, absolutamente necesario, que antes de ser miembro del partido el que deseara serlo pasara por una etapa de aspirante que sería agotada en un Círculo de Estudio, y a partir de ahí el circulista entraba al partido en condición de miembro […] en su Comité de Base es un peledeísta, fuera de él no es nada (t. VIII).

 

Es difícil reseñar las más de 20 000 páginas que componen las Obras completas, pero a través de ellas podemos reconstruir la historia de algunos de los más importantes acontecimientos de la región de primera mano, pues Bosch no sólo analizaba y escribía sobre el acontecer del momento, sino que fue uno de sus actores.

 

Por ejemplo, la expedición de Cayo Confites, preparada en Cuba y que tenía por objetivo derrocar a la dictadura trujillista; sabemos también por Bosch que las armas con las que triunfó la revolución de 1948 en Costa Rica fueron entregadas por él mismo, a petición del presidente Prío Socarrás, a Figueres, las mismas que se habían utilizado en la frustrada expedición; y también sabemos que en 1954, a petición de Figueres, ya como presidente de Costa Rica, Bosch fue el encargado de entregar armas a luchadores antisomocistas, y al ser descubierto por el dictador tuvo que abandonar el país centroamericano (t. IX, pp. 249-269). Podemos acercarnos a lo que en la década de los cuarenta se conocía como Legión del Caribe y que Bosch nos explica (Ibidem, pp. 281-292). También podemos conocer algunos aspectos de personajes que hoy son icono no solamente en América Latina sino en el mundo entero, por ejemplo sus recuerdos del Che Guevara, a quien conoció durante su estadía en Costa Rica en 1954, cuando aún no tenía la notoriedad alcanzada años después:

 

[…] cuando ya él estaba en la Sierra Maestra, recordé a aquel joven médico argentino […] Recordaba no sólo su presencia física, sino hasta su voz. ¿Por qué? No podría decirlo. Tal vez me había impresionado aquél tono de fijeza, y de cierta ansiedad que tenía en sus ojos, en su tipo peculiar de mirada; una ansiedad como de quien necesita ser y no halla la manera de realizarse; la de alguien que está seguro de que tiene un destino y no sabe como cumplirlo (t. XXXVI, p.121).

 

También conocemos lo que pensaba de sus compañeros de lucha (Arévalo, Figueres, Betancourt, etc.), pues recordemos que Bosch no solamente combatió a la dictadura trujillista, sino a todas las que en esos años se vivían en la región.

 

Otro tema importante es que aquí aparece por primera vez la versión completa de El Pentagonismo, sustituto del imperialismo (una de los dos propuestas teóricas más importantes de nuestro autor),[4] y un último capítulo titulado “Addenda pos-electoral” (t.  XV, pp. 169-180) publicado en la Revista Ahora!, en enero de 1969, y que sólo había sido incluida en la versión en francés del libro. En dicho capítulo Bosch hace un análisis de las elecciones realizadas en Estados Unidos el 5 noviembre de 1968, en las cuales fue electo presidente Richard Nixon, señalando las razones, que desde su perspectiva le habían dado el triunfo, ejemplificando con este caso su teoría de que la sociedad estadounidense estaba pentagonizada.

 

En estas Obras completas es donde por primera vez se dan a conocer varios de los textos que servían de estudio para los militantes y simpatizantes del PLD (t. XXVIII).[5]  También es notable la compilación de artículos presentados en el tomo XXXIV, correspondientes a las etapas en que el dominicano vivió en Cuba[6] y publicaba en las revistas Ultra, Cárteles, Bohemia y en el periódico Información. Muy pocos se conocieron con posteridad, y ha sido hasta la conmemoración del centenario del natalicio de Bosch, en 2009, que la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) publicó en dos tomos dichos artículos,[7] y ahora se han publicado aquí para mostrar su labor como analista político.

 

Es necesario destacar en estas Obras completas el aporte que hacen los estudiosos del pensamiento de Juan Bosch, pues cada tomo contiene un estudio introductorio, realizado en su mayoría por escritores dominicanos, y entre ellos destacan Guillermo Piña-Contreras, Pedro Vergés, Juan Daniel Balcácer, Wilfredo Lozano, Roberto Cassá y Pablo A. Maríñez. Estos textos ubican al lector en el contexto histórico en que se escribió la obra y delinean algunos trazos generales sobre el contenido del tomo, pero dejando al lector que haga una lectura propia y descubra e interprete a Bosch.

 

Juan Bosch fue, sin lugar a dudas, un hombre visionario, con una astucia política y agudeza intelectual que le permitían analizar y comprender los cambios en el contexto nacional e internacional. Así, lo mismo podemos encontrar en su Obras artículos analizando el acontecer en Ecuador o en Bolivia (t. XXXIV, pp. 339-350), la intervención en Granada (t. XXXII, pp. 117-134) o las elecciones chilenas en las que triunfó Salvador Allende (t. XXI, pp. 507-516). Es tal la capacidad que demuestra en sus análisis que incluso pareciera que predice los acontecimientos. En una carta que envía a Trujillo el 27 de febrero de 1961, tres meses antes de que el dictador fuera asesinado en mayo de ese mismo año, le recuerda que debido al triunfo de la Revolución cubana, en enero de 1959, la geopolítica de la región había cambiado:

 

[…] La atmosfera política del hemisferio sufrió un cambio brusco […] Fidel Castro […] ha desempeñado un papel de primera magnitud en ese cambio de atmosfera continental, pues a él le correspondió la función de transformar a pueblos pacientes en pueblos peligrosos. Ya no somos tierras sin importancia, que puedan ser mantenidas fuera del interés mundial. […] En este instante histórico, su caso puede ser comparado al de un ágil, fuerte, agresivo y voraz tiburón conformado por miles de años para ser el terror de los mares, al que un inesperado cataclismo le ha cambiado el agua del mar por ácido sulfúrico; ese tiburón no puede seguir viviendo. […] Si usted admite que […] en el nuevo ambiente no hay aire para usted, y emigra a aguas más seguras para su naturaleza individual, nuestro país puede recibir el 27 de febrero de 1962 en paz y con optimismo; si usted no lo admite y se empeña en seguir tiranizándolo, el próximo aniversario de la República será caótico y sangriento […] (t. IX, pp. 311-312).

 

Éste es sólo un ejemplo entre muchos de los que el lector podrá encontrar al adentrarse en el estudio de las obras de este pensador dominicano, que incursionó en la economía, la historia, la política, la sociología, la psicología, la literatura, las relaciones internacionales, etc., y en varias ocasiones lo hizo al mismo tiempo, logrando realizar estudios que hoy denominaríamos como inter o transdisciplinarios.

 

Como anunciábamos al inicio del texto, debido al espacio esto es apenas un pequeño esbozo del trabajo realizado por Bosch, de algunas ideas que el lector puede encontrar en las Obras completas de un hombre de acción, comprometido en la lucha por transformar su realidad, y participar en la construcción de una sociedad más justa y solidaria. La compilación del trabajo de toda su vida constituye un gran aporte para el conocimiento de América Latina en general, y el Caribe de manera particular, por lo que sin duda es un material de lectura imprescindible.

 

Contenido Obras Completas de Juan Bosch

 

 

 

Género Tomos Textos
Narrativa I Camino real (1933)
Dos pesos de agua (1941)
Ocho cuentos (1947)
II La muchacha de la Guaira (1955)
Cuento de Navidad (1956)
Relatos dispersos en periódicos y revistas
III La Mañosa, la novela de las revoluciones (1936)
IV El oro y la paz (1975)
Indios, apuntes históricos y leyendas (1935)
Teoría literaria V Textos teóricos, prólogos, críticas, crónicas y entrevistas.
“Apuntes sobre el arte de escribir cuentos”
Biografías VI Mujeres en la vida de Hostos (1938)
Hostos, el sembrador (1939)
Simón Bolívar y la guerra social (1966)
Juan Vicente Gómez, camino hacia el poder (1982)
VII Judas Iscariote, el calumniado (1955)
David, biografía de un rey (1956)
Bolívar, biografía para escolares (1960)
Textos autobiográficos VIII Cuba, la isla fascinante (1955)
Viaje a las antípodas (1978)
El PLD un partido nuevo en América (1989)
Historia Dominicana IX Trabajos sobre la dictadura de Trujillo
Las dictaduras dominicanas (1988)
X Composición social dominicana (1970)
La Guerra de la restauración (1982)
XI Crisis de la democracia de América en la República Dominicana (1964)
Folletos sobre la revolución de abril y la ocupación estadounidense
Clases sociales en República Dominicana (1982)
La pequeña burguesía en la historia de la República Dominicana (1985)
XII Capitalismo tardío en la República Dominicana (1986)
El Estado, sus orígenes y desarrollo (1988)
Historia del Caribe XIII De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe frontera imperial (1970)
XIV Apuntes para una interpretación de la historia costarricense (1963)
Capitalismo, democracia y liberación nacional (1983)

Póker de espanto en el Caribe (1988)

Tesis políticas XV

El pentagonismo, sustituto del imperialismo (1967)

Dictadura con respaldo popular (1969)

Textos históricos XVI

Breve historia de la oligarquía (1971)

Tres conferencias sobre el feudalismo (1971)

Máximo Gómez: de Montecristi a la gloria (1986)

Breve historia de los pueblos árabes (1991)

Textos políticos XVII

33 artículos de temas políticos

El partido, concepción, organización y desarrollo (1983)

Temas económicos XVIII

Temas económicos I y II (1990)

Discursos y charlas radiales XIX-XXVI

1938-1996

Capacitación Política XXVII

“Colección de estudios sociales y económicos”

Informes al PLD XXVIII

Textos que en su momento sólo eran conocidos por militantes y simpatizantes del PLD

De México a Kampuchea

Guerrilleros y crisis eléctrica

De la concordia a la corrupción

Obra periodística XXIX-XXXIX

Artículos publicados en diversos diarios así como entrevistas hechas al autor

 

 


*  Universidad Nacional Autónoma de México.

[1] Es importante señalar que en la presentación del tomo XL Guillermo Piña-Contreras ha manifestado que hay un par de cosas de Bosch que no han sido localizadas al momento de la publicación, aunque se tiene conocimiento de su existencia: un artículo titulado “El pensamiento de Mao Tse Tung”, o la polémica entre Bosch y el sacerdote Láutico García televisada el 17 de diciembre de 1962, en plena campaña electoral en donde se acusaba al candidato de ser marxista-leninista, así como los cuentos que se dice Bosch publicó en Las Brisas del Birán, periódico de Barahona, pues afirma el presentador que se tienen noticias de la publicación pero no de los cuentos infantiles del autor (t. XL, pp. VII-XVI).

[2] Es importante recordar que Juan Bosch fue el primer presidente electo después de la larga dictadura de Rafael L. Trujillo (1930-1961), en las elecciones celebradas en diciembre de 1962. Asumió su cargo como presidente de la República Dominicana el 27 de febrero de 1963 y fue derrocado por un golpe de Estado el 25 de septiembre de ese mismo año.

[3] Al respecto decía: “el pasado sólo sirve para sacar de él las lecciones útiles y la lección que yo he sacado del 24 de abril es que lo que nos llevó a la contienda de 1965, como lo que nos llevó al golpe de Estado de 1963 fue el sistema con el que hemos vivido, un sistema que ha estado fracasado durante 125 años y que seguirá fracasando tanto tiempo como dure” (t. XXI, p. 33).

[4] La otra propuesta es la de establecer en República Dominicana una “Dictadura con respaldo popular” (t. XV, p. 183-431), como sistema alternativo a la democracia representativa que tanto cuestionaba.

[5] Pablo A. Maríñez, en el estudio introductorio de este tomo, señala la importancia de la faceta como pedagogo del dominicano, la cual consideramos que está sumamente ligada a las actividades que desarrolló Juan Bosch en una de sus etapas en el ámbito del periodismo, pues una de las estrategias que utilizó fue precisamente la publicación de artículos que después serían analizados y debatidos en los Círculos de Estudio del PLD, para ello fue que se creó el periódico Vanguardia del Pueblo y la revista Política, teoría y acción, donde además se publicaban artículos de otros dirigentes del partido. Maríñez señala que esta última publicación también se abrió “como espacio de difusión de distintos estudios, artículos, ponencias y documentos de diversos intelectuales de varios países, tanto de América Latina y el Caribe, como de Estados Unidos y Europa”. Dado que el objetivo era educar al pueblo los textos de Bosch en esta época se caracterizan por su carácter pedagógico reflejado en el lenguaje que se utiliza y la manera en que se expone, que busca penetrar en toda la población (t. XXVII, pp. VII-VC). Es precisamente por esta tarea de explicar y tratar de educar al pueblo, dirigiéndose a él de una manera sencilla que entre los dominicanos es común que se refieran a nuestro autor de manera respetuosa como “el Profesor”.

[6] Su estancia en Cuba va a ser de gran esplendor como escritor y en su formación política, si bien es cierto que cuando salió de República Dominicana ya tenía cierto reconocimiento como literato, es en este periodo en Cuba cuando adquiere notoriedad al dedicarse a la lucha contra la dictadura trujillista, a lo cual contribuyó, desde mi perspectiva, las relaciones que pudo establecer con la clase política cubana, entre ellos el presidente Prío Socarrás, de quien llegó a ser secretario particular, y a quien acompañó por varios países de América Latina (Venezuela, Costa Rica y Guatemala), en su gira como presidente electo, y en donde tenía la oportunidad de buscar ayuda para su lucha.

[7] Luis F. Céspedes Espinosa (comp), Juan Bosch en Cuba, Santo Domingo (2 vols.), Cátedra Juan Bosch en el Centenario de su natalicio, 2010.

Dercarga PDF

Compártelo
Juan Bosch, Obras completas (40 vols.), Santo Domingo, Comisión
de Efemérides Patrias, 2012

por Beatriz Adriana Canseco Gómez*

 

El año de 2009 fue declarado en República Dominicana como “Año del Centenario del Nacimiento de Juan Bosch”; para conmemorar este acontecimiento, el gobierno dominicano —por medio de la Comisión de Efemérides Patrias— decidió compilar y presentar las Obras completas[1]  del intelectual dominicano." data-share-imageurl="">