4 cantores y 10 canciones del 68: protesta musical mexicana a 50 años del movimiento estudiantil

 

Liliana García*

 

Esta compilación busca traer a la actualidad algunos sucesos ocurridos durante el movimiento estudiantil de 1968, mediante diez canciones escritas por Judith Reyes, León Chávez Teixeiro, Los Nakos y Enrique Ballesté en ese paradigmático año.

 

En la canción de protesta mexicana del siglo XX es fundamental la figura y la obra de Judith Reyes (Ciudad Madero, Tamaulipas, 1924-1988),[1] quien escribió corridos de denuncia desde 1965, como el “Corrido de Santo Domingo” y el “Corrido de Arturo Gámiz”, en Chihuahua, dando voz a las exigencias campesinas y magisteriales del norte del país.[2] Para el año de 1968, es fundamental su disco Cronología del movimiento estudiantil. 1968; una inestimable crónica cantada de sucesos, marchas, represiones, personajes queridos y odiados.[3] Ninguno de los cantores incluidos en esa selección omiten la influencia de Reyes en su proceso político y creativo.

 

Las canciones de Cronología del movimiento... son muestra importante de una numerosa producción de líricas cuyo ánimo era de solidaridad, de participación, y exponen la variedad de formatos líricos y musicales, además del peso histórico de sus temáticas. Desde experiencias y lenguajes particulares, los autores de estas canciones comparten algunas ideas, por ejemplo: la función política de la canción, a la que le confieren con frecuencia el carácter de “panfleto”, es decir, un mensaje ideológico surgido de la urgencia e inmediatez de los sucesos. Para esos cantautores partir del panfleto es un principio del trabajo como artista militante.

 

El grupo Los Nakos inició en 1968 como parte de las brigadas culturales del Consejo Nacional de la Huelga Estudiantil.[4] Hasta la fecha, el grupo continúa un trabajo consecuente de crítica política en forma de sátira y parodia. Su fundador, Ismael Colmenares “Mailo”, era estudiante de sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM en aquel año, y recuerda que la imagen de Judith Reyes lo impresionó profundamente, llevándolo a revalorar el corrido y su forma narrativa.[5] De ahí que muchos califiquen las canciones de Los Nakos, como “el discurso cantado del movimiento”, en donde hablaban de la familia, del gobierno, de las condiciones que oprimían a los jóvenes; todo a través de una invitación a una risa reflexiva, donde se burlaban del poder.

 

León Chávez Teixeiro (Ciudad de México, 1936), creció en la colonia Plutarco E. Calles, de la cual conserva nítidos recuerdos de los cambios en la fisonomía urbana y el ambiente barrial. Un mapa o texto que él descifra a partir de mirar la ciudad, caminarla, pintarla, hacer una canción cuya narrativa resulte poética e inevitablemente cinematográfica. La vida colectiva que establecía un puente entre las formas sociales rurales y urbanas es un signo de identidad en su canción. Por los orígenes cubanos de la madre y catalanes del padre, no es extraño que desde niño, el canto ranchero, el bolero, el son y la guitarra hayan sido elementos integrales de la vida de León, hasta conformar un tejido complejo que incluye la canción tradicional y las intenciones de explorar el rock y el blues.

 

La comuna de Santa María La Ribera fue un proyecto surgido entre amigos en el contexto del movimiento estudiantil del 68, y como muchos espacios similares, nació con el entusiasmo de un grupo de jóvenes deseosos de estudiar y discutir sobre arte, política y cultura; escribir y cantar. Aunque el disco Amigo Ven fue grabado en 1974 y las canciones “El vecino” e “Iba volando” fueron grabadas en 1979, León menciona que fueron temas escritos al calor de los sucesos de 1968 en la mencionada comuna.

 

Enrique Ballesté (Ciudad de México, 1946) es hijo de un separatista catalán que llegó a México como muchos refugiados que huían de Franco en los años cuarenta. De madre mexicana, el artista absorbió un amor crítico por México y por España. Su padre lo hizo estudiar dramaturgia en Europa; pero a los 21 años se entera de la muerte del Che Guevara y le surge la necesidad de volver a México, donde sus preocupaciones sociales cristalizaron durante la XIX Olimpiada Cultural, después de lo cual,  Luis de Tavira lo calificó como “El dramaturgo del 68”.[6] Y es que Enrique, desencantado de la “alta cultura” europea, encuentra un sentido de patria en México; a su regreso, en 1968, se encuentra un país convulso en profundas crisis políticas y sociales, donde se le  revela la certeza de que la juventud estaba creando nuevos parámetros de vida, de lenguajes, valores y creencias.

 

 

Canciones y discografía

 

Judith Reyes

 

“Corrido a la represión estudiantil del 26 de julio”, en Cronología del Movimiento Estudiantil 1968 (LP), México, ed. del autor, 1974

“Canción del Politécnico”, en Cronología del Movimiento Estudiantil 1968 (LP), México, ed. del autor, 1974

 

“Tlatelolco”, en Cronología del Movimiento Estudiantil 1968 (LP), México, ed. del autor, 1974

 

Se recomienda escuchar el disco Cronología del Movimiento Estudiantil 1968 (LP), México, ed. del autor, 1974

 

 

 

Los Nakos

 

“2 de octubre”, en 69/98 (CD), México, 1998.

 

“El hippie”, en Los Nakos (EP), México, 1968.
[incluida también en Los Nakos (LP), de 1976, y en 69/98 (CD), de 1998].

Se recomienda escuchar el disco Contigo. Amor y parodia (LP), México, 1986.

 

 

León Chávez Teixeiro

 

“Amigo ven”, en Amigo ven (EP), México, ed. del autor, 1974.
[Los Nakos (intérp. de versión), “Amigo ven”, en La chava de la Martín Carrera. Tributo a León Chávez Teixeiro (CD), México, Pentagrama, 2010].

 

 

“Iba volando otra vez”, en Canciones (LP), Culiacán, Universidad de Sinaloa, 1979.
[incluida también en De nuevo otra vez (CD), México, Discos Pentagrama, 1991].

 

“El vecino”, en La fundición (LP), México, Discos Pentagrama, 1989.
[incluida también en Barcelona (CD en vivo), 2010].

 

 

 

Enrique Ballesté

 

“Jugar a la vida”, en Enrique Ballesté Vol. 1, México, Utopía, 1970.

 

“Soldado II”, en Crónica, México, 1975.

 

Se recomienda escuchar el disco Crónica, México, Utopía, 1975.

 

 

 



* Instituto Nacional de Antropología e Historia.

[1] Véase Liliana García Sánchez, Judith Reyes, Una mujer de canto revolucionario, 1924-1988, México, Redez, 2007.

[2] Judith Reyes, Mexique. Crónica Mexicana [disco LP], Francia, Le Chant Du Monde, 1969.

[3] Judith Reyes, Cronología del Movimiento Estudiantil 1968 [disco LP], México, ed. de autor, 1974.

[4] La formación del grupo por esos años estuvo conformada por Ismael Colmenares Magaregui (fundador), José Martínez, José Ramón Castillo, Armando Vélez, Francisco Barrios "El Mastuerzo" y Elia Crotte. Actualmente lo conforman Mailo, Mayra Cebreros y Jorge Silva.

[5] Ismael Colmenares, entrevista por Liliana García, septiembre de 2005.

[6] Mara Reyes, “Perspectivas para 1968”, en Diorama de la Cultura [supl.] Excélsior, 14 de enero de 1968.

Dercarga PDF

 

 

 

 

 

Compártelo
Liliana García*

 

Esta compilación busca traer a la actualidad algunos sucesos ocurridos durante el movimiento estudiantil de 1968, mediante diez canciones escritas por Judith Reyes, León Chávez Teixeiro, Los Nakos y Enrique Ballesté en ese paradigmático año.

 

En la canción de protesta mexicana del siglo XX es fundamental la figura y la obra de Judith Reyes (Ciudad Madero, Tamaulipas, 1924-1988),[1] quien escribió corridos de denuncia desde 1965, como el “Corrido de Santo Domingo” y el “Corrido de Arturo Gámiz”, en Chihuahua, dando voz a las exigencias campesinas y magisteriales del norte del país." data-share-imageurl="">